PRESIDENTE

GRAN MAESTRO RAÚL GUTIÉRREZ


Mi querido y admirado padre, QEPD; fue Militar y luego CARABINERO (Guardia Civil en España), él me inculcó desde pequeño el “no tener miedo a nada en este mundo”. No debes temer a nada ni nadie cuando has obrado bien, tienes respeto por nuestra sociedad y los hombres, mujeres y niños que la componen. También a la naturaleza en su conjunto, y al Universo. Respeto por los vivos y por los muertos. Tolerancia, sencillez, honradez, humildad, comprensión y a la vez, fuerza, espíritu, deber, obligación, habilidad, destreza, buen comportamiento y actitud positiva. Luego lo que tenga que suceder, sucederá. No somos nada y ni siquiera figuramos en el Universo y su magnitud. Por lo tanto, solo dar gracias por existir, formar parte de una familia y tener la oportunidad de formar parte del plan divino en algún modo o sentido.




El próximo 16 de agosto de 2016, cumpliré 66 años de vida, de existencia, luchas con victorias y también derrotas en alguna parte del camino. La verdad, aún no siento el peso de tantos años, o quizá sí. Lógicamente lo noto por los cambios biológicos propios del paso de los años. Pero siempre he procurado vivir en contemplación y gozo de existir y de disfrutar de tantas maravillas que nuestro mundo nos ofrece. Soy de esas personas, que aun poseyendo cierta “egolatría”, acepto los cambios y el peso de vivir la vida y cumplir años.





Hoy quiero agradecer tanto a mi padre, como a los diversos Instructores que tuve en mi camino marcial y policial. A todos aquellos quienes un día confiaron en mí, desde los primeros días de mí llegada a Europa. Es por tanto hermoso poder mirar a mi alrededor y comprobar que algunos de aquellos quienes comenzaron conmigo en 1976 la senda de las artes marciales, y en 1982 la introducción por mi parte de la Defensa Personal Policial a nivel privado; aún permanecen junto a mí. Y no daré nombres, porque desgraciadamente ya me equivoqué en el pasado mencionando a quienes luego, me demostraron que “solo estarían de paso”. Sucede que algunos “parlanchines o falsos discípulos” a veces logran engañarnos. Pero si les perdonas y les dejas ir, tardarán poco tiempo en “desaparecer”, porque simplemente siempre estuvieron a la sombra y cuando llega la noche TODO ES SOMBRA y ya no relucen porque carecen de luz propia.





Nuestras artes marciales, así como la Defensa Personal Policial, que es la que nos ocupa en estos instantes, son ingratas, duras y a veces amargas. Siempre procuré inculcar lo que ya todos deberíamos saber; y esto es que “La Unión hace la Fuerza”. Ocurre que una gran mayoría de seres humanos, poseen tanta ambición, que sin merecerlo quieren estar en los lugares principales, y así es como nos va. Política, religión, familias, empresas, bancos, industria…todo corrompido.





Quiero dar las GRACIAS SINCERAS al Maestro Martín García Muñoz, por confiar en mí en estos momentos de nuestra historia, por su apoyo constante desde nuestro reencuentro el año pasado en estas bellas tierras de Andalucía. A su hijo David por esta, seguro magnífica “Web” que nos está regalando, a toda su familia y alumnos. Espero que desde aquí podamos comunicar, organizar, desarrollar y celebrar el éxito de nuestros propósitos en el campo de la Defensa Personal Policial y Militar.


Firma:

G.M. Raúl Gutiérrez López

PUBLICACIONES